Aportaciones Académicas

El Divorcio y sus Repercusiones en el Desarrollo de los Hijos.

Carrillo Enríquez Hilda.

La relación de la pareja resulta fundamental para entender el desarrollo de los hijos. El niño se encuentra dentro de un sistema familiar y no lo podemos estudiar independiente de este sistema. El matrimonio forma parte del ambiente que le puede influir directamente y provee un contexto que facilita o perjudica su crianza.

El impacto del matrimonio en el desarrollo del niño no es uniforme, depende del contexto en el que se producen los conflictos matrimoniales. Los niños pueden percibir algunas diferencias de los padres como conflictos aunque los padres no las experimenten como tales.

Los conflictos matrimoniales y sobre todo la percepción del niño, presentan una relación fuerte y consistente con su adaptación.

En los meses que siguen al divorcio la mayoría de los niños experimenta problemas, especialmente desórdenes externos como conducta antisocial, agresiva, desobediencia, falta de autorregulación, baja responsabilidad social y logros, y en menor medida, ansiedad, depresión y problemas en las relaciones sociales (problemas con el padre, la madre, los hermanos, etc.)

Aunque los hijos de divorciados presentan más problemas de conducta que los hijos de familias intactas, la diferencia es moderada. El funcionamiento psicológico en la mayoría de los niños y de los padres mejora con el paso del tiempo, conforme la familia se va adaptando al divorcio, sin embargo el nivel de adaptación emocional sigue siendo mas bajo que el de hijos de familias intactas.

Las hijas de padres divorciados presentan menores problemas de conducta externos que los varones, sin embargo las mujeres en edad adulta tienen mayor dificultad para relacionarse que los hombres

Al comienzo de la adolescencia pueden persistir algunos de los problemas presentes en la infancia y en algunos niños que parecían haberse adaptado bien al divorcio de sus padres puede significar el surgimiento de algunos problemas. Los problemas comunes de la adolescencia como son, autorregulación, autonomía, logros académicos, establecimiento de relaciones, pueden exacerbar las dificultades de adaptación de los hijos de divorciados. Estos tienen de dos a tres veces más probabilidades de abandonar los estudios, convertirse en padres adolescentes, relacionarse con otros adolescentes con conflictos, implicarse en conductas antisociales y delictivas, presentar problemas serios de conducta o, de recibir tratamiento médico.

A largo plazo...

La mayoría de los niños se recupera en la vida adulta de las experiencias estresantes asociadas al divorcio.

La experiencia del divorcio puede llevar al desarrollo de problemas de conducta y emocionales que, serían los responsables de la mala adaptación adulta debido a su continuidad.

El clima afectivo que subyace al divorcio (conflictos matrimoniales o entre padres e hijos) o las situaciones de estrés experimentadas después del divorcio, por ejemplo un re-matrimonio, pueden ser más importantes que la ruptura en sí. El divorcio supone la puesta en marcha de un patrón vital caracterizado por el abandono del hogar a una edad temprana, la paternidad adolescente, la menor disponibilidad de compañeros sentimentales deseables, la adopción de patrones de relaciones matrimoniales y de conductas de crianza ineficaces y la pérdida para educarse y tener éxito profesional.

Concretamente, los hijos de divorciados tienen una mayor probabilidad de convertirse en padres adolescentes, de iniciar relaciones extramaritales y de tener hijos fuera del matrimonio y que ellos también se divorcien.

Los hijos de divorciados tienen mayor probabilidad que tengan dificultades con sus relaciones amorosas por carecer de modelos con éxito en sus relaciones de pareja que les puedan servir de guía. Estos jóvenes pueden temer al compromiso, a las relaciones de intimidad, miedo al posible fracaso matrimonial, y la expectativa de un hogar monoparental.

El divorcio de los padres aumenta el riesgo de que el matrimonio de sus hijos acabe también en divorcio, esta transmisión intergeneracional del divorcio parece darse con más frecuencia entre mujeres que entre hombres.

Tienden a casarse antes porque tienen la percepción del matrimonio como una vía de escape de un hogar con dificultades económicas o no quieren seguir viviendo con un padrastro o junto a la depresión de la madre o padre.

El divorcio de los padres liberaliza las actitudes de los hijos con respecto al divorcio, debilitándose una barrera psicológica contra la ruptura del matrimonio.

Recomendaciones para el trato con los hijos durante y después del divorcio.

Los niños se adaptan mejor al divorcio cuando el nivel de hostilidad y de conflicto entre los padres es reducido.

El padre y madre son el modelo de comportamiento más importante para sus hijos, por lo tanto una buena relación con la ex pareja puede reducir los efectos negativos del divorcio en los niños.

Qué necesitan lo niños en este trance?

  • Que se les explique lo que esta sucediendo, con paciencia, sinceridad y de una manera adecuada a la comprensión de su edad.
  • Saber que el divorcio es una cuestión de adultos y que ellos no son los culpables.
  • Poder preguntar y hablar sobre sus sentimientos. Necesitan saber que sus padres les escucharán.
  • Saber que sus padres los seguirán queriendo.

Que me espera después de un divorcio?

El divorcio es una experiencia traumática que implica una decisión trascendental. Uno en realidad desconoce la magnitud del cambio que implica. Con ella, todo cambia en la vida: la manera de relacionarse, los hábitos, la dieta, las costumbres, la economía familiar, las actividades, los círculos sociales y familiares y las responsabilidades con los hijos.

Todos estos cambios generan muchas emociones como miedo a la soledad, enojo, coraje, desesperación, impotencia, culpa. El individuo se siente vulnerable.

El divorcio es una experiencia dura, que puede marcar para toda la vida. Aunque esta marca podría ser positiva, lo normal es que sea negativa, pero se puede convertir en positiva si se trabaja y se resuelve emocionalmente.

Cómo?

Haciéndonos responsables de nuestra parte, indagando cual fue nuestra participación en el asunto, que significa todo esto en nuestras vidas y que debemos de aprender de esta experiencia.

Nuevas Nupcias

Entrar en otra relación sin saber quienes somos o que queremos nos ocasionará problemas a demás de contaminar a nuestra nueva pareja con los conflictos no resueltos.

Cuando uno entra a un segundo matrimonio entra con ciertas desventajas:

  • Temor a la entrega
  • Temor a la intimidad
  • Desconfianza
  • Vulnerabilidad

Uno debe poder discernir que corresponde al pasado y que al presente, con la nueva pareja.

Corremos el peligro de cargar la nueva relación con expectativas que no corresponden, y con tal de borrar el fracaso anterior podemos pretender formar una familia lo antes posible.

Una familia de nuevas nupcias es diferente a la familia original, ni mejor ni peor. Diferente. Solía creerse que las familias tradicionales eran mas sanas y que las familias divorciadas eran negativas, ahora sabemos que tanto una familia como la otra pueden ser funcionales o disfuncionales.

Regresar a la página principal