Investigaciones

INSTITUTO MEXICANO DE LA PAREJA

ATLANTIC INTERNATIONAL UNIVERSITY

 

EL CINE COMO MEDIO PARA FOMENTAR EL AUTOCONOCIMIENTO

TESIS

 

QUE PARA OBTENER EL GRADO DE

DOCTORADO EN PSICOTERAPIA

 

PRESENTA

 

SARA FASJA COHEN

 

 

 

MÉXICO, D.F. DICIEMBRE DE 2002

 

 

INTRODUCCIÓN

Importancia.

Esta tesis propone un método novedoso para fomentar el autoconocimiento en el que se conjunta un acto placentero como lo es ver películas, con un acto de reflexión acerca de uno mismo y el compartir esto con un grupo sensibilizado para esta experiencia, todo esto mediado por un psicoterapeuta.

Frecuentemente, los psicoterapeutas nos encontramos ante una gran resistencia por parte de los pacientes para abordar ciertos temas acerca de su vida; otras veces, éstos son renuentes a enfrentarse a sus propios sentimientos, y otras, simplemente a desarrollar una verdadera introspección. Prescribirles una película elegida cuidadosamente por el terapeuta puede ayudar a romper esa resistencia y a embarcarse en una aventura de autoconocimiento que tal vez de otra manera no llevarían a cabo.

Enfocarse en una historia que no es la suya propiamente, pero sí similar, tal vez no siempre en la trama pero sí en los dilemas y/o en las actitudes, o donde ocurren cosas similares a las de su vida pero que les suceden a otros personajes, puede en gran medida ayudar a vencer la resistencia. El sujeto puede verse a sí mismo y a su vida a través de las historias y personajes de las películas. Puede tener una vinculación emocional con éstos, lo suficiente para ayudarle a lidiar con sus propias situaciones, emociones o actitudes, así como a verse a sí mismo desde un ángulo que no había visto antes.

Una de las formas a través de las cuales es posible lograr el autoconocimiento es por medio de la expansión de la consciencia, que implica un mayor flujo entre el consciente y el inconsciente. La persona que logra ver una película con esta intención, "…se deja llevar por la obra sin resistencia alguna, hasta lograr tocar su propio fondo…" (Solís, 1977, p. 66) y descubrirse en ella a sí misma. Así, "...puede dar la vuelta a los ojos y mirarse a si misma; ahora él es a la vez sujeto y objeto, a la vez...actor y espectador." (Nietzche, 2000, p. 69).

Esta investigación fue ideada al tomar consciencia de lo mucho que ha influido el cine en mi vida. He tenido una experiencia vasta en la identificación propia, así como de mis pacientes, en diversas películas. A lo largo de mi vida el cine siempre tuvo un gran impacto en la misma. Me ayudó a conocerme mejor a mí misma y al mundo que me rodea, a comprender situaciones mías viéndolas en los personajes proyectados, y a sensibilizarme ante las penas, alegrías, motivaciones, opciones, decisiones y modos de trascendencia que el ser humano experimenta.

Ante esto, tomé la decisión de embarcarme en la búsqueda de películas significativas que pudieran ayudar a un grupo de mujeres a conocerse mejor a sí mismas. La decisión fue difícil, habiendo tantas películas que revisar y esperando encontrar aquéllas que pudieran decirles algo de sí mismas y de sus propias vidas. Finalmente, ya teniendo las películas elegidas, diseñé diferentes preguntas para cada película, las cuales invitan a una reflexión personal. El grupo fue formado por mujeres dispuestas a correr conmigo esta aventura de autoconocimiento a través del cine.

Cada película brinda un mensaje diferente y para cada persona este mensaje puede iluminarlo de manera particular. Siendo una forma artística, la obra no está terminada sin el espectador. Éste, al participar profundamente desde sí mismo en la película, y al tener una revelación interior, descubre y rehace la realidad. La obra se hace siempre motivo de una situación novedosa (Solís, op.cit.).

Así, a través de una película y el trabajo reflexivo posterior, el espectador le da una dimensión nueva y particular a la película que ve proyectada. Se ve proyectado a sí mismo en ella. Las barreras, llámense negación o resistencia, que impedían el flujo de la inconsciencia a la consciencia, se ven derribadas para dar paso a un mayor autoconocimiento.

En los talleres impartidos, no se analizan las películas, sino que son utilizadas como una herramienta con la cual se puede trabajar de muchas maneras y en diversos niveles. Si la película es significativa y realmente toca al participante, el subconsciente trae sus emociones a la luz. En esa experiencia entra a la ficción de la película, al mundo que ve en la pantalla. Dentro de la ilusión es posible aprender de sí mismo, de sus emociones, de cómo encararlas y cómo manejarlas.

Estas emociones vienen desde el fondo de cada uno, y tienen una gran necesidad de hacerse conscientes. Tanto el director de la película como los actores, imprimen sus emociones en ella y nos las transmiten a través de su arte. Pero el espectador, al recibirla, le da una visión personal, proyecta sus emociones en ella, y le da un sentido propio.

Este taller, cuyo propósito es fomentar el autoconocimiento, pretende lograr una visión más amplia de las emociones, y convertir los obstáculos en posibilidades.

La mayoría de las veces, las películas nos hacen trabajar en dimensiones simbólicas. Un nivel terapéutico significativo está conectado a este simbolismo. En el taller, es posible trabajar enfrentándose a las emociones en diferentes niveles.

En la oscuridad del cine, es posible soltar el control y dejar salir las emociones que no dejamos salir normalmente; aquéllas que tenemos escondidas y a las cuales tememos enfrentarnos en nuestra vida diaria. Podemos profundizar, y cuando nos sentimos amenazados, podemos regresar a un lugar seguro para volver después a explorar todavía más allá. Un grupo apoyador y comprensivo puede hacernos sentir seguros al hablar de esta experiencia.

Es posible, así, que los participantes alcancen a conocer diferentes aspectos de su personalidad. A través de las películas y del trabajo grupal, ellos se pueden enfrentar con sus propias emociones desde una situación "segura", para después poder utilizar sus partes escindidas de una mejor manera en sus vidas.

Estructura

Esta tesis está formada por cinco capítulos.

El primero es el capítulo introductorio. En él, se intenta explicar la importancia de esta investigación, así como los objetivos de ésta- los resultados que se esperan obtener a través de este estudio. Así también se explican tanto el problema como la hipótesis y las variables del estudio. Por último, se plantean las delimitaciones de la investigación- lo que ésta abarca y lo que no.

En el segundo capítulo, se hace un análisis de las películas presentadas. Están sintetizados los argumentos, se mencionan los personajes principales, se hace una mención del tema central, se presenta un análisis de las películas, y se menciona la filmografía de ellas.

En el tercer capítulo se hace una breve historia de los antecedentes del autoconocimiento. Después se presentan los aspectos psicológicos del mismo, tomando como referencia autores seleccionados que hablan del tema, así como puntos de vista personales. Acto seguido, se describe cómo son las personas que logran incursionar en sí mismas y expandir su consciencia. Finalmente, se hace mención de los diferentes programas que se ofrecen hoy en día para fomentar el autoconocimiento.

En el cuarto capítulo se explica el método empleado en esta investigación. Se describen el diseño del mismo, los sujetos participantes, los instrumentos utilizados y el procedimiento que se siguió en cada una de las sesiones.

En el quinto capítulo se presentan los resultados de la investigación, seguido de una discusión, las conclusiones a las que se llegó a partir de aquélla, las recomendaciones para estudios ulteriores, la propuesta específica y las referencias de las que se dispuso.

 

Antecedentes

a) Teatro Griego: Una posibilidad de transformación desde el espectador.

Para hablar de la historia del teatro habría que remontarnos a la misma historia de la humanidad, pues lo que los griegos llamaron teatro subyace en lo más profundo del rito, y ha sido un patrimonio muy común a todos los hombres. Es una forma de lenguaje por medio del cual, originalmente, el mundo fenoménico es celebrado e imitado. (Historia del Teatro, 2002).

El teatro propiamente dicho tiene sus orígenes en la tragedia, en el siglo VII A. C. Las primeras representaciones eran mitos representados a través de danzas y canciones llevadas a cabo por un "coro", en los festivales honrando a Dionisio- dios del vino. Al principio estos festivales incluían danzas desenfrenadas, y el pueblo bebía y se divertía.

Tiempo después, estas representaciones tomaron un tono más serio; ahora trataban acerca de la relación del hombre con los dioses, y trataban de ilustrar una lección particular de la vida. Ahora ya participaban actores y coro, éste último siendo de primera necesidad, pues además de cantar las odas y bailar, comentaban y participaban en los eventos, de manera que tomaban parte en la acción y fuera de ella también. Tespio, en 534 A. C., introdujo a un primer actor- llamado "hipócrita"- que conversaba con el líder del coro; Esquilo introdujo un segundo actor, y Sófocles un tercero. Así era posible representar un drama que mostrara y desarrollara una situación humana en todos sus aspectos. El coro representaba la boca y moral de la sociedad, y sufría con los personajes. De esta manera, el público se veía reflejado en el coro, como si se proyectara doblemente en la obra. El coro interactuaba en la obra de la manera como el público hubiera querido hacerlo. Además, como lo señala Nietzche (2000), "…el proceso del coro trágico es el fenómeno dramático primordial: verse a uno transformado delante de sí, y actuar uno como si realmente hubiese penetrado en otro cuerpo, en otro carácter." (p. 66).

La función principal era cuestionar la naturaleza humana, su posición en el universo y su relación con los poderes gobernadores de su vida, o sea, reflejar una preocupación acerca de los problemas del hombre concernientes a su destino. Entonces, en las tragedias abordaban sus sentimientos y reflexiones en cuanto a las acciones a tomar para enfrentar este destino. Siendo estos dilemas tan comunes al común de los seres humanos, el público sentía una atracción poderosa por estos temas, y por el desarrollo de los personajes a través de la jornada que debían atravesar, viéndose ellos mismos retratados en aquéllos.

Es importante señalar que una de las ideas más relevantes del siglo V A. C., y que fue transferida a la vida espiritual del hombre, era la de la armonía como regla principal del cosmos. El más feliz sería aquél que lograra un balance armonioso en su vida. Esto no era logrado de manera fácil ni superficial, pues todo era cuestionable y cuestionado, siendo necesario un planteamiento y replantamiento de los diferentes aspectos de su vida, y un vasto conocimiento interno.

En las situaciones de la tragedia griega, el hombre es forzado a depender de sí mismo. Existen variaciones de dos situaciones trágicas básicas (Johnston, 1992):

1.- Un mal cálculo de la realidad por parte del hombre, que le lleva a una situación fatal.

2.- El personaje se encuentra entre dos principios antagónicos, y es situado en un punto crucial entre dos deberes, que claman llevarse a cabo.

Estas situaciones le producen al ser humano un gran sufrimiento, que muchas veces lo llevan a la destrucción y/o a la muerte, aunque aún así el personaje tolera el sufrimiento pero es llevado a una destrucción interna. A pesar de esto, el mal rara vez triunfa en las tragedias. Asimismo, es característico de éstas el hecho de que gente inocente esté involucrada en este sufrimiento.

Los personajes generalmente están confrontados con una elección, la cual es el corazón de la tragedia. Estas elecciones, sean tomadas deliberadamente o por ignorancia, inevitablemente son fatales. Pero la fatalidad de estos héroes evoca su grandeza. El hombre, ser que teje su destino a través de decisiones, puede sentirse grandioso al percibirse a sí mismo en estos héroes.

La paradoja de la tragedia es que nunca proporciona respuestas definitivas. El resultado de cada drama es la consciencia que da al hombre de lo poco confiable e ilusoria que es su propia razón de que nada se puede juzgar por su apariencia, y de que su visión y discernimiento pueden ser empañados por fuerzas demoníacas; en suma, de la experiencia de su insignificancia. Los existencialistas, cientos de años después, señalaron la ambigüedad y el absurdo de su existencia. La evocación de la grandeza del héroe de la tragedia es representativa de la grandeza de la humanidad, y es esencial la revelación de la verdad a través del sufrimiento. Tiene como ganancia a través de la catástrofe, la percepción de su propia naturaleza interna.

Pero, ¿porqué el espectáculo de un hombre sufriendo puede causar placer emocional, intelectual o estético?

Por ejemplo, el espectador puede relacionarse con un sentimiento casi universal que son los celos. Se los puede imaginar, entender; se puede identificar con ellos. Participando a través de la tragedia en los sentimientos del protagonista, el espectador, en palabras de Aristóteles, experimenta piedad y miedo y es purificado. Además, la caída del héroe en la tragedia no carece de significado, pues al final de cada acción se lleva a cabo una reafirmación de la moralidad y una esperanza de que el mundo venidero sea mejor.

La principal virtud del arte es provocar una gran variedad de reacciones en el receptor: conmover, enojar, aleccionar o irritar. Pese a estar contextualizadas en un determinado marco histórico, las tragedias clásicas retratan la personalidad y la fluctuación de las emociones del hombre: un cúmulo de sentimientos que escapan de los límites temporal-espaciales. Por eso, Esquilo, Sófocles y Eurípides son los más grandes referentes, no ya de la literatura, sino del modo existencial del pensar y del ser, con un profundo realismo psicológico, en el que retratan las pasiones tormentosas del ser humano y su búsqueda por lograr una paz interna (Donángelo, 2003).

b) Biblioterapia: El libro, nuestro amigo silencioso, nuestro maestro.

Esta es una técnica para estructurar interacción entre un facilitador y un participante basada en compartir literatura mutuamente. La American Library Association la define como "la utilización de materiales de lectura selectos como adjuntos terapéuticos en medicina y psiquiatría; también, guía en la solución de problemas personales a través de lectura dirigida" (Kortner, 1993).

El concepto de curar a través de los libros viene desde los tiempos de las primeras bibliotecas en Grecia (Historia del Teatro, 2002). Aristóteles creía en los efectos curativos de la literatura, y los antiguos romanos veían una relación entre la medicina y la literatura. Los hospitales mentales en Europa comenzaron a establecer bibliotecas en el siglo XVIII, y Estados Unidos en el XIX. Los doctores William y Karl Menninger fueron los grandes pioneros de la Biblioterapia, impulsando la biblioteca de la Clínica Menninger. En los años cincuentas, se añadió la lectura al tratamiento del alcoholismo, y en los sesentas, a las áreas de adicciones, miedos, cambios de actitud, muerte, etc. La lectura se incorporó mayormente a las áreas educativas y psicológicas.

Así como la literatura ha sido utilizada con fines sanadores, existen muchas otras dimensiones en ella. Cuando uno lee un libro, no es sólo nuestro intelecto el que tiene ganancias; por medio de él, el espíritu es alimentado de la manera más sublime. Es el amigo silencioso, nuestro maestro internalizado de reflexión, nuestro ejercicio de fantasía necesario para cualquier persona. Puede incluso ser el armador del rompecabezas que es para nosotros el ser humano; si no nos señala cuáles piezas van unidas, por lo menos nos presenta diferentes opciones, diferentes acercamientos. Se podría decir que a través de la literatura nuestro espíritu, amén de nuestro intelecto, logra una sabiduría que no logra a través de ningún otro medio.

Cualquiera que haya sido seducido, influido o absorbido por un libro, puede comprender el impacto de la palabra escrita. La Biblioterapia toma esta influencia y la aplica constructivamente a la vida del lector.

La Biblioterapia puede ser utilizada para:

-Desarrollar el autoconcepto.

-Incrementar la comprensión del comportamiento o motivaciones humanas.

-Fomentar la honesta auto-valoración.

-Proporcionar el modo de encontrar intereses fuera de sí mismo.

-Aliviar la presión mental o emocional.

-Mostrarle a la persona que no es la única que se encuentra en tal problema.

-Demostrarle que existe más de una solución a un problema.

-Ayudarle a la persona a discutir su problema más libremente.

-Ayudarlo a planear una vía de acción para resolver un problema.

-Recuperar su propia historia.

La persona que hace uso de la Biblioterapia recibe sus beneficios al pasar por tres etapas (Weber, 2002):

Identificación: Se identifica con un personaje o eventos de la historia.

Catarsis: Se involucra emocionalmente con la historia y es capaz de soltar emociones atrapadas, bajo una situación segura.

Introspección: Después de la catarsis, con la ayuda del terapeuta o guía, se conscientiza de que sus problemas pueden ser resueltos. Se identifican las posibles soluciones del personaje del libro con las propias. 

c) Cine: El reflejo de uno mismo.

Al ver una película es posible soltar el autocontrol y entrar en un estado de "trance inducido", entrar en un mundo entre la auto-absorción y el auto-abandono; nuestros pensamientos flotan hacia un flujo de consciencia, y nuestras emociones y respuestas primitivas son tan poco forzadas como nuestra respiración.

Las películas actúan como pruebas proyectivas (Martin, 2003). Dados los mismos estímulos, las personas se enfocan en diferentes personajes y eventos, y tienen diferentes respuestas a aquello que perciben; las mismas películas impactan de diversas maneras a cada persona. Como psicoterapeutas, es posible conocer acerca de los valores, distorsiones cognitivas, pensamiento crítico y habilidades para resolver problemas, mediante las reacciones de los pacientes a las películas.

Éstas se utilizan de manera diferente en la terapia individual y en la grupal. En la primera, se le pide al paciente que vea una película en casa, pensada de acuerdo a sus metas de tratamiento específico. Se le pide que tome notas, y que las lleve a la siguiente sesión. La película se discute en retrospectiva.

En terapia grupal, el terapeuta debe tener en mente varios planes de tratamiento, individuales, grupales, y dinámicos. Tiene que tener en mente si la película es o no adecuada para el grupo, y trabaja con las reacciones inmediatas al material.

Solomon (1995), creador de la Cineterapia, menciona que más que entretenimiento, el cine es la historia de nuestras vidas, y contiene mensajes sanadores que nos guían a través de la jornada de la vida. La mayoría de las personas, en algún punto de sus vidas, se vuelven hacia el cine para conmiseración, lecciones sanadoras, o porque simplemente se sienten reflejados en las situaciones retratadas en la película.

La Cineterapia (Sharp, 2003) es una intervención terapéutica basada en los principios de la Biblioterapia y con la tecnología del video. A través de ella es posible tener un acercamiento con los pacientes para llegar a donde ellos están. Las películas pueden retratar situaciones reales en las que el paciente reconozca similitudes dentro del contexto de su propia vida, o pueden ser utilizadas metafóricamente, proporcionándole un insight para resolver sus problemas y conflictos. La terapia puede ser conducida alrededor de la discusión con el paciente acerca de las similitudes y posibles soluciones o resoluciones acerca de aquéllos.

La técnica a seguir en la Cineterapia individual consta de cuatro pasos:

  1. El paciente debe tener un tema específico el cual trabaja con el terapeuta.
  2. El terapeuta debe trabajar de una manera sistemática, promoviendo la mejor técnica posible para lograr un cambio.
  3. El terapeuta debe preparar al paciente para la película.
  4. Ambos deben procesar la película poco después de haberla visto.

El proceso a través del cual el paciente interpreta cognitiva y emocionalmente lo que ve en la película utilizada para la Cineterapia es el siguiente (Jones, 2003):

  1. Disasociación: El paciente escucha el diálogo y ve al personaje- o personajes- de la película como si estuvieran "fuera" de su marco de referencia.
  2. Identificación: Empieza a identificarse con la escena, ocurrencia, situación o persona, fuera de su mundo interno.
  3. Internalización: Desarrolla un sentido de conexión, y eventualmente de propiedad de sentimientos tenidos durante la relación vicaria con los personajes, escenas, situaciones y/o sentimientos.
  4. Transferencia: La conexión con los personajes, escenas, situaciones, y los sentimientos y pensamientos resultantes, comienzan a hacer presión en la realidad del paciente Ahora, él puede examinar temas que al principio estaban seguros "fuera de sí mismo", pero que han sido identificados y reconocidos, y son apropiados para ser examinados.

Este proceso permite a los pacientes y terapeutas investigar, comparar y confrontar los comportamientos de los primeros en un ambiente seguro y protegido.

Los comúnmente llamados cineclubs, en su mayoría intentan analizar las películas desde una perspectiva artística. También, algunos de ellos, hacen análisis sociales, políticos, religiosos o psicológicos, sin que haya un trabajo de identificación propia con los personajes o situaciones de la película. Este tipo de talleres son anunciados en gran medida en periódicos, revistas e Internet.

Por otro lado, en el mismo Internet existen varios sitios que mencionan al cine como un medio terapéutico, dirigido mayormente hacia la relajación y cambios de estado de ánimo.

Se encontraron algunas bibliografías referentes a la Cineterapia, en las que se conmina al público en general a hacer uso de las películas como un medio de reflexión hacia sus propias vidas, así como se les invita a los psicoterapeutas a hacer un mayor uso de las películas como medio para vencer resistencias en el transcurso de la terapia.

Como se puede observar, en realidad los mismos objetivos que presenta la Biblioterapia pueden ser aplicados al cine como herramienta en la Psicoterapia. La ventaja que esta técnica representa es que una película puede ser vista en dos horas, y es más fácil que un paciente vea una película entre sesiones a que lea un libro, además de que cada vez hay menos gente dispuesta a tomarse el tiempo para leer.

En realidad, al ver una película, ésta "vive" dentro del sujeto y estimula las emociones y significados que ya existían en él; se ve a sí mismo, y las emociones que siente ya estaban en él. Los proyecta, como proyecta también sus necesidades, a la pantalla, y lo que sucede ahí ayuda a estimularlas, a dejarlas salir. Su subconsciente hace la historia, la personifica y hace las conexiones, de manera parecida a como sucede en los sueños.

Es la relación sujeto-objeto la que toca profunda y cálidamente al espectador. Éste puede tener esa relación sanadora con una película si tiene una fuerte necesidad de ver hacia dentro, de escuchar su "voz interior" y deseos escondidos y de encarar sus emociones. La reacción a la película viene del interior del espectador, de su historia emocional y de las necesidades que trata de satisfacer. La película puede estimular esas emociones escondidas, pero no crearlas de la nada.

Al ver la película, el espectador se observa a sí mismo, encara sus propios deseos, esperanzas, sentimientos, temores, horrores, su propio amor, gozo y sufrimiento, que tocan la superficie desde su historia experimental. Se sienten los eventos de la película como los sueños privados, reales sólo en el mundo de los sueños. Como sucede en éstos, el espectador suelta su realidad interna para que ésta entre en las visiones flotantes de la pantalla.

Objetivos

El objetivo general de esta tesis es mostrar que el cine es una herramienta terapéutica que fomenta el autoconocimiento, utilizándolo de una manera controlada como se indica a lo largo de la descripción del taller llevado a cabo con este propósito.

Para el logro de este objetivo, se diseñó el taller mencionado, y que es el objeto de este estudio. El objetivo general de aquél es fomentar el autoconocimiento de las participantes al acudir al taller impartido por el psicoterapeuta en el que se utiliza como herramienta fundamental el material filmográfico elegido para cada tema a analizar; se les invita a ver las películas, a hacer una reflexión a partir de lo que vieron en éstas de sí mismas, y a compartir con el grupo su experiencia.

Los objetivos específicos del taller fueron:

-Que la participante logre ver una expresión de la realidad a través de una nueva perspectiva, con la cual es posible que se identifique, si le es posible verse proyectada en la película presentada por el terapeuta. El trabajo llevado a cabo en el taller abrirá un abanico de posibilidades a su propia situación, más de las que habría visto hasta ese momento. La participante le dará a la película la dimensión que ella requiera al ser la receptora de la misma.

- Que la participante, al involucrarse profundamente desde sí misma en la trama y/o evolución del personaje, pueda descubrir y reconceptualizar su propia realidad.

-La participante podrá ver sus sentimientos validados a través de la identificación de éstos con los de los personajes (Solomon, 2001).

-Acompañado por una labor sensible del terapeuta y el apoyo del grupo, la participante, a través de la película y su reflexión acerca de ella, podrá empezar a entender sus emociones y sentir empatía por los problemas de otros.

-El resultado final esperado sería que la participante pueda iniciar una introspección y un conocimiento de sí misma.

Problema, hipótesis y variables

El problema queda planteado del siguiente modo: ¿Qué efectos resultan sobre el autoconocimiento de un grupo de diez personas al ver cuatro películas seleccionadas por el psicoterapeuta, haciendo una reflexión escrita individual y oral grupal acerca de las mismas relacionándolas con sus propias vidas?

Hipótesis: El cine permite el fomento del autoconocimiento utilizándolo como una herramienta de proyección en un grupo de personas que comienzan la reflexión acerca de su identificación con las películas a través de contestar cuestionarios diseñados con este fin y haciendo una reflexión grupal posterior.

El cine se ha convertido en la forma artística dominante en nuestra cultura, y como otras de estas formas, las películas reflejan tanto el sufrimiento interno más profundo como la capacidad ilimitada para el goce que forma nuestra humanidad (Solomon, 1995). Siendo esta manifestación del arte tan importante dentro de la cultura actual, y formando parte de la vida de la mayoría de las personas, las cuales de una manera u otra son atraídas por ella, se presume que un taller como el que se llevó a cabo en esta investigación podría lograr fomentar el autoconocimiento.

La variable independiente dentro de esta investigación es el cine. En el taller llevado a cabo en esta investigación para explorar la hipótesis señalada, se utilizaron cuatro películas:

Película 1: "Hechizo del Tiempo" ("Groundhog Day")

Película 2: "Al Este del Paraíso" ("East of Eden")

Película 3: "La Guerra de los Roses" ("The War of the Roses")

Película 4: "Vivir" ("Ikiru")

La variable dependiente en este estudio es el autoconocimiento. En esta tesis, autoconocimiento, en general, es el resultado de una exploración interna por medio de la cual son contactados los aspectos de la sombra- aquellas partes positivas y negativas no reconocidas, que forman parte del inconsciente. A través de esta introspección se llega a un conocimiento interno que permite tener una toma de consciencia más profunda de la propia identidad, ampliarse, comprenderse y aceptarse de una manera más completa y profunda. Como consecuencia, es posible responsabilizarse de las actitudes, ser empáticos con los demás y tener contacto con el sentido de la propia existencia.

En el área del yo y la consciencia, que se explora en la primera sesión del taller, el autoconocimiento implica comprender que lo que el entorno causa a la persona no es más que lo que ésta se hacemos a sí misma, siendo la única responsable de lo que le sucede. El autoconocimiento implica un reconocimiento de su parte responsable en los resultados de sus actitudes ante aquello que la vida le presenta.

En la segunda sesión, que abarca el tema yo y mi familia, el autoconocimiento permite abrir la puerta a los contenidos inconscientes de aquello que podría ser los "fantasmas familiares". Esto puede ayudarle a la persona a abrir sus sentimientos ante sí misma y hacia su familia, a descubrir las máscaras que utiliza dentro de su ambiente más íntimo, a ser más comprensiva con sus flaquezas y a no proyectar su sombra sobre ellos.

El tema yo y mi pareja es explorado en la tercera sesión, y el autoconocimiento se relaciona en este tema en cuanto a que a través de la relación de pareja es posible que el sujeto conozca sus partes oscuras- en las que se incluye la agresión- y le permita hacerse responsable de sus propias actitudes.

En la cuarta sesión, en la cual se abarca el sentido de vida y la trascendencia, el autoconocimiento implica que la persona esté a cargo de sí misma y de su vida haciendo una revisión de ella de manera creativa y constructiva. Este autoconocimiento profundo le permite contactar con su necesidad de trascendencia y encontrarle un sentido a su existencia.

Delimitaciones

Este estudio, como tal, abarca solamente las películas elegidas para el mismo, así como también el grupo formado por mujeres de 35 a 50 años de edad, de un status socioeconómico alto, con una escolaridad que va de preparatoria a maestría, y que acuden al taller con la intención de lograr una autoexploración que las lleve a un mayor autoconocimiento.

 MÉTODO

Sujetos

El taller de Autoconocimiento a través del Cine le fue impartido a diez sujetos, obtenidos a través de una difusión de boca en boca y de publicidad repartida por algunos de ellos mismos. Se inscribieron al taller los sujetos interesados en tener un conocimiento más profundo de sí mismos a través del análisis de las proyecciones personales en las tramas y personajes de las películas.

    1. La totalidad de los sujetos son del género femenino, de nivel socioeconómico alto, casadas, y cuyo rango de edades está entre los 39 y los 51 años de edad.

Instrumentos

Las cuatro películas proyectadas en el taller son el primer instrumento utilizado en esta investigación. Éstas son:

-"Hechizo del Tiempo" ("Groundhog Day")

-"Al Este del Paraíso" ("East of Eden")

-"La Guerra de los Roses" ("The War of the Roses")

-"Vivir" ("Ikiru")

Asimismo, al finalizar la proyección de cada película, se les aplicó un cuestionario diseñado a partir de la película vista en la sesión cuya intención era motivarlas a hacer una reflexión de su propia vida. En todos los cuestionarios se incluye la pregunta que pide una descripción de sus sensaciones, emociones y sentimientos. Las demás preguntas invitan al participante a relacionarse con las situaciones de los personajes y a aplicarlas siempre que les sea posible a su propia situación. Asimismo, se les invita a hacer una reflexión de sus propias actitudes ante su propia vida, ligándolas con la de el/los personaje/s de la película.

Procedimiento

a) Descripción del taller:

El taller de Autoconocimiento a través del Cine se creó debido a una inquietud por ofrecer una alternativa para fomentar el insight y la búsqueda de conocimiento de uno mismo en mayor profundidad.

Se planearon cinco sesiones de tres horas y media cada una.

En la primera sesión del taller, hubo una presentación del grupo y una explicación de los objetivos del taller, así como también se les invitó a ver las películas de manera atenta y perceptiva.

Acto seguido, se proyectó la película.

Una vez terminada la película, las participantes resolvieron el cuestionario diseñado para ésta.

Posteriormente, se dio lugar a una dinámica de grupo donde se discutieron los sentimientos y pensamientos de las integrantes del grupo.

En las tres sesiones siguientes se realizó la misma secuencia, exceptuando la aplicación del test.

En la quinta sesión, hubo un plenario en el cual las participantes externaron sus avances en el propio proceso de autoconocimiento, y dieron a conocer los puntos que más les habían creado algún movimiento interno. Así, se le dio cierre al taller.

CONCLUSIONES:

A partir de las respuestas a los cuestionarios que las participantes dieron y de mis observaciones a lo largo de las sesiones, puedo concluir que el taller ha tenido éxito en cuanto a la hipótesis formulada: el cine es una herramienta efectiva para fomentar el autoconocimiento, cuando es manejado de la manera descrita.

Dentro de las dinámicas de grupo, hubo una innegable introspección por parte de las participantes, algunas de ellas llegando a tener una verdadera catarsis por medio de la cual externaron sentimientos, sensaciones y pensamientos que las películas y discusiones dispararon en ellas.

Hubo, además, una retroalimentación de parte cada una de ellas hacia la otra; en el ambiente se palpaban las emociones que el grupo, de manera individual y colectiva, iba sintiendo. De esta manera, las reflexiones que iban teniendo fueron formando parte de la consciencia de las demás.

En el trabajo hecho a partir de la primera película, "Hechizo del Tiempo", donde se trabajó el yo y la consciencia, se percataron de las maneras de actuar que han sido destructivamente repetitivas en sus vidas y de la manera en que les gustaría relacionarse con su entorno dejando atrás esas actitudes viciosas. Asimismo, reconocieron cómo es que el entorno no cambia sino que la manera en que nos comportamos ante los sucesos es la que puede traer el cambio en nuestras vidas.

En la segunda película, "Al Este del Paraíso", en la cual se trabajó el drama de los hermanos en el sistema familiar, las participantes hicieron una reflexión acerca de su lugar como hijas, hermanas y madres, y expresaron su sentir acerca de estos roles a partir del argumento de la película, que les hizo retratarse desde los personajes representados en ésta.

La tercera película, "La Guerra de los Roses", acerca de la pareja y el conflicto de la misma, las llevó a hacer una profunda exploración de la relación con sus parejas, conscientizando las partes positivas de ellas así como las negativas, y reflexionando acerca de las actitudes que pueden llevar a una relación a ser tan destructiva como la que se representa en la película.

La película "Vivir", la cual trata acerca del sentido de vida, las hizo contactar con lo fugaz que puede ser la vida y lo importante de darle sentido a ella- y de qué maneras podrían hacerlo-, a partir de actos trascendentes, del contacto con sus seres queridos, y del rol significativo que pueden tener en la vida de éstos. Expresaron aquello a lo cual ha valido la pena darle importancia y aquello que no, viendo su vida desde una perspectiva más trascendente.

De una manera u otra, todas las participantes expresaron haberse sentido movidas por las películas, así como manifestaron deseos de seguir realizando una labor igual o parecida en la cual se puedan conocer mejor a sí mismas. De esta manera, puedo concluir que además de haber tenido un espacio de reflexión e introspección, el taller logró que las participantes desarrollaran una curiosidad y un gusto por seguir en este camino, que, de seguirlo, sin duda las llevará a una mayor evolución de su propia consciencia.

Esto, como vemos, fue logrado por medio del taller descrito; es posible que los avances dentro de la jornada del autoconocimiento de estas mujeres pudieran haber sido logrados por otros métodos como la psicoterapia individual o la biblioterapia, por nombrar algunos. Pero el hecho de que ellas acudieran a este taller fue debido a que el cine es una parte agradable y relevante dentro de su cultura, y acudir a este taller con la actividad que se ofrecía, les pareció suficiente motivación para llevar a cabo un trabajo interno. Las proyecciones que cada una de ellas vivió les ofrecieron un material muy valioso del cual todavía disponen para trabajar y profundizar, pues en el ambiente "seguro" en el que se dieron, pudieron vencer sus resistencias para ver más allá dentro de si mismas de lo que veían antes. Además, es importante hacer mención de que la introspección lograda fue llevada a cabo, en cada uno de los temas, en un tiempo bastante más corto del que llevaría algún otro tipo de método, como los arriba mencionados.

Otra parte relevante del logro obtenido a través del taller fue el hecho de que las sesiones, al ser grupales, permitieron a las participantes compartir sus pensamientos, sentimientos y experiencias. Se fueron develando ante las demás, cosa que permitió que unas aprendieran de las otras, que se motivaran a reflexionar aún más a través de esto, y que buscaran dentro de sí mismas las herramientas para nutrirse mutuamente.

Regresar a la página principal